Gigante TROL, el morador de la Casa Larga.

   Hace tiempo, mucho tiempo, había un gigante que saltaba de los Andes a los Alpes en un instante, recorriendo todas las montañas cada tarde. Del Kilimanjaro al Everest, y vuelta al Aconcagua. Le gustaba tanto las alturas que iba saltando de cima en cima produciendo un gran estruendo en el mundo entero.

   De repente, un día observo, que a medida que saltaba su tamaño reducía y como le hizo gracia, repetía. Saltó tanto tanto, que pasó a transformarse, no en humo, pero si en el tamaño de un humano. Salto un alto monte nevado y se hizo más enano.

   - ¡Repito!, ¡repito! y saltó otro pico, ¿qué sucedió?… se quedó chiquito chiquitico…

   Se lo encontraron unos saltamontes en el monte, perdido, y lo llevaron al Bosque Mágico, dando brincos.

   Era tan bromista y trolero que le llamaron “Trol”, y aunque le creció la nariz, ahí vive feliz. Le gusta desmelenarse, llevar argolla y cantar rock a todas horas.

   Como le van las alturas, le encanta vivir en una casa alargaaada de color manzana, donde se asoma cada mañana, para reír cuando alguien pasa, y contagiar su alegría. Esa es su magia.

   Pega la oreja y escucharas sus carcajadas…

   ¡Trol! ¡Trol! asoma tu nariz... y hazme reír: ¡ji ji! ¡jo jo!...

   Ya no salta mas alturas porque le han dicho las hadas que si sigue saltando ... quizás se convierta ¿en…? si, si... en pulga.

hada AURORA
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram